Edeca | Psicología | ¿Qué es una crítica destructiva y una crítica constructiva?

¿Qué es una crítica destructiva y una crítica constructiva?

Publicado: 14 Sep 2018
¿Qué es una crítica destructiva y una crítica constructiva?

La mayoría de las veces, cuando pensamos en una crítica, pensamos en esta de manera negativa, pero esto no tiene siempre por qué ser así. 

De hecho, una crítica no es más que una opinión y que sea algo “malo o bueno”, dependerá de la intención que tenga la persona al formularla y en cómo queramos recibirla nosotros mismos.

Hoy, en el blog de Edeca, hablamos de la diferencia que hay entre una crítica destructiva y una crítica constructiva.

 

¿Qué es una crítica?

Antes de comenzar, vamos a hablar un poco más del concepto de crítica en sí. 

Podemos definir crítica como un conjunto de juicios u opiniones que tiene una persona sobre algo, y que pueden ser negativos o positivos. 

No obstante, si definimos el verbo criticar, nos centramos más en la parte negativa, ya que, según la RAE, criticar es “Hablar mal de alguien o de algo, o señalar un defecto o una tacha suyos”.

De cualquier manera, las críticas están basadas en la opinión de las personas, por lo que siempre son subjetivas porque están condicionadas por nuestros propios valores o la forma que tenemos de ver las cosas. A través de la crítica, valoramos algo bajo nuestros propios criterios. 

 

Diferencia entre crítica constructiva y crítica destructiva

Como hemos dicho al principio, tendemos a relacionar la crítica con algo malo, pero al final que esto sea así va a depender de la intención que tenga el emisor de esa crítica. 

Lo que diferenciará que la crítica sea constructiva o destructiva es:

  1. La intención con la que se dice
  2. Las palabras elegidas para decirla
  3. La manera o tono con el que lo decimos

La crítica constructiva

La crítica constructiva, o positiva, es aquella que busca la mejora personal. Normalmente, con esta queremos ayudar a la otra persona a crecer personal o profesionalmente. 

A través de esta proponemos algún tipo de solución a un problema o defecto que tenga algo. Debe ser lo más objetiva posible, justificada y razonada, y proponer mejoras. 

Para realizar una crítica constructiva debemos:

  • Dar nuestra opinión de forma asertiva
  • No señalar lo que está mal, sino decir aquello que puede mejorarse
  • Proponer algo para mejorarlo

Quien recibe esta crítica, siente que está siendo ayudado y lo acoge de forma positiva, en vez de sentirse atacado, por lo que fomenta el desarrollo personal e incluso refuerza las relaciones y la confianza. 

 

La crítica destructiva

Por el contrario, la crítica destructiva o negativa, busca dañar y herir a la otra persona. No ofrece ayuda dando soluciones al problema.

Normalmente, esta crítica se transmite con agresividad y suele resaltar lo negativo, por lo que puede generar conflicto entre ambas partes. 

Además, es poco concisa y sin fundamento, y no propone alternativas para el aprendizaje.

 critica_destructiva_y_critica_constructiva

Cómo criticar sin ofender

De cualquier manera, hay que tener siempre mucho cuidado a la hora de opinar o juzgar algo que afecte a otra persona, ya que nuestros comentarios pueden contribuir mucho a su reacción emocional.

Cada uno de nosotros tiene un estilo particular de dialogar. Además, nuestra capacidad para establecer una conversación no sólo se limita al nivel de adquisición del lenguaje, sino que necesitamos otro tipo de actitudes para poder iniciar y mantener activamente una conversación.

Debemos pensar antes de hablar e intentar siempre objetivo para no hacer daño. Para exponer una crítica deberemos procurar que sean constructivas, es decir:

  • Juzgar la conducta o la actuación, no a la persona (por ejemplo: "No te lo tomes como una crítica personal, pero quisiera hacer algunos comentarios sobre algunos aspectos").

  • Ser objetivos y concretos en nuestros comentarios (por ejemplo: "Las evaluaciones de la presentación indican que una de las quejas principales era que no hubo tiempo suficiente para formular preguntas").

  • No insistir en errores o conductas del pasado y centrarse en ver qué cambios se pueden hacer para mejorar (por ejemplo: "Dejar tiempo para preguntas suele ser una parte esencial porque nos permite ver si el material se ha comprendido y si es necesario hacer algún cambio en el contenido. ¿Te parece bien?").

  • Escuchar atentamente para ver si la persona tiene alguna dificultad u objeción en relación con los cambios propuestos (por ejemplo: "Parece que dudas sobre la oportunidad de estos cambios. ¿Quizás has visto algún problema que yo he pasado por alto?").

  • Comprender lo que se nos quiere decir, no centrarnos en las palabras sino en su significado (por ejemplo: "Comprendo algunas de tus reservas sobre estos cambios, pero, si no te he entendido mal, antes de hacer más presentaciones quieres prepararte un poco más porque ya estás harto de que te toquen estas pataletas. ¿Te parece un buen resumen?")

  • Expresar con firmeza y seguridad, es decir, sin titubeos ni agresividad, e intentar lograr un resultado o un compromiso satisfactorio para ambas partes.

  • Tener habilidades en el uso del habla. El modo en que una persona utiliza la palabra viene dado por la interrelación de dos componentes: uno innato (por ejemplo, poseer mayor capacidad lingüística) y otro adquirido, mediante el ambiente, el esfuerzo y el aprendizaje lingüístico-social de cada uno.

 

Cómo aceptar las críticas

Hasta ahora, hemos estado hablando de la persona que critica o emite el juicio pero, que una crítica sea constructiva o destructiva, depende mucho también de la forma que tengamos nosotros de interpretar el mensaje. ¿Nos lo tomamos como oportunidad de mejora o como una ofensa?

Si se trata de una crítica constructiva, tenemos que tener claro que de esta podemos aprender. Por lo tanto, debemos escuchar atentamente antes de contestar y no saltar a la defensiva. No debemos perder el control, más aún si la otra persona nos quiere ayudar a mejorar.

Es decir, si la otra persona está siendo asertiva, nosotros tenemos que hacer igual. Tener una conversación fluida del tema, sacando conclusiones y buscando esa mejora personal.

Ahora bien, si nos encontramos ante una crítica destructiva, tenemos que tener cuidado, porque esta puede afectar a nuestra autoestima.

Antes de nada debemos saber que, el nivel de ofensa, estará también en la importancia que le demos nosotros mismos.

Si alguien te hace una crítica destructiva que sólo busca hacer daño, es muy probable que sus palabras sean fruto de la envidia o ira, por lo que el conflicto no está en ti.

Hay personas que, por su personalidad, son muy sinceras y creen que decir todo aquello que piensan, sin filtros, es algo bueno. No piensan que sus palabras pueden herir.

Lo que no debemos hacer es enfadarnos y ponernos a la altura de la otra persona, porque eso hace que le demos más protagonismo. Lo mejor es responder con indiferencia. Eso sí, si las críticas de una persona hacia ti son recurrentes y afectan a tu estado de ánimo, cuidado, quizás debas alejarte de esa persona o hablar de cómo te sientes.

 

¿Está bien criticar entonces?

Las críticas constructivas y destructivas están muy presentes en el día a día. Unas se hacen con mala intención, otras nos ayudan a mejorar.

De cualquier manera, tenemos que tener siempre cuidado a la hora de dar nuestra opinión. ¿Y si la otra persona no quiere escucharla? Esto es algo que también hay que tener en cuenta, ¿no?.

No obstante, si vas a hacer una crítica, intenta hacerlo siempre en virtud a los demás y buscando palabras que no hagan daño y siempre que hagan ayuden a la otra persona, ya que la crítica puede convertirse en una oportunidad de crecimiento personal.

 

Otras noticias que te pueden interesar

Inteligencias múltiples

Inteligencias múltiples

Fue en 1983 cuando el profesor de la Universidad de Harvard, psicólogo y experto en educación, Howard Gardner, desarrolló la Teoría de las Inteligencias Múltiples (IM). Su propuesta rompía con la idea generalizada de la inteligencia única basada en e…
Por qué es necesaria la atención temprana en el desarrollo infantil

Por qué es necesaria la atención temprana en el desarrollo infantil

La atención temprana proporciona al niño/a, un mayor número de oportunidades en todas las áreas de su desarrollo. En este post, te explicamos qué es la atención temprana.

 
¿Qué es

¿Qué es "mainstreaming de género"?

El “Programa de mainstreaming de género” tiene como objetivo principal incorporar la transversalidad de género en los diferentes ámbitos de intervención de las políticas públicas.