¿Cómo podemos aprender a expresar críticas?

¿Cómo podemos aprender a expresar críticas?

Nuestros comentarios pueden contribuir mucho a la reacción emocional de una persona, pero es esa persona, no nosotros, quien es responsable de dicha reacción. No obstante, no debemos creer que esto nos da licencia para decir cualquier cosa, a quien sea, y sin ninguna preocupación por su reacción.

Cada uno de nosotros tiene un estilo particular de dialogar. Además, nuestra capacidad para establecer una conversación no sólo se limita al nivel de adquisición del lenguaje, sino que necesitamos otro tipo de actitudes para poder iniciar y mantener activamente una conversación.

Para exponer una crítica deberemos procurar que sean constructivas, es decir:

  • Juzgar la conducta o la actuación, no a la persona (por ejemplo: “No te lo tomes como una crítica personal, pero quisiera hacer algunos comentarios sobre algunos aspectos”).
  • Ser objetivos y concretos en nuestros comentarios (por ejemplo: “Las evaluaciones de la presentación indican que una de las quejas principales era que no hubo tiempo suficiente para formular preguntas”).
  • No insistir en errores o conductas del pasado y centrarse en ver qué cambios se pueden hacer para mejorar (por ejemplo: “Dejar tiempo para preguntas suele ser una parte esencial porque nos permite ver si el material se ha comprendido y si es necesario hacer algún cambio en el contenido. ¿Te parece bien?”).
  • Escuchar atentamente para ver si la persona tiene alguna dificultad u objeción en relación con los cambios propuestos (por ejemplo: “Parece que dudas sobre la oportunidad de estos cambios. ¿Quizás has visto algún problema que yo he pasado por alto?”).
  • Comprender lo que se nos quiere decir, no centrarnos en las palabras sino en su significado (por ejemplo: “Comprendo algunas de tus reservas sobre estos cambios, pero, si no te he entendido mal, antes de hacer más presentaciones quieres prepararte un poco más porque ya estás harto de que te toquen estas pataletas. ¿Te parece un buen resumen?”).
  • Expresar con firmeza y seguridad, es decir, sin titubeos ni agresividad, e intentar lograr un resultado o un compromiso satisfactorio para ambas partes.
  • Tener habilidades en el uso del habla. El modo en que una persona utiliza la palabra viene dado por la interrelación de dos componentes: uno innato (por ejemplo, poseer mayor capacidad lingüística) y otro adquirido, mediante el ambiente, el esfuerzo y el aprendizaje lingüístico-social de cada uno.

Como señalan Dryden y Gordon: “Criticar la actuación o la conducta de alguien no es un fin en sí mismo: la crítica constructiva tiene un objetivo. Ese objetivo es cambiar la manera de realizar un trabajo, cambiar algún aspecto de la actuación de una persona o provocar un cambio de conducta”. La próxima vez que critiquemos a alguien, preguntémonos si nos guía algunos de estos objetivos.

No hay comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.