Mitos del amor y la violencia

Mitos del amor y la violencia

Varios autores señalan que los mitos en torno a la violencia y al amor romántico contribuyen al inicio y mantenimiento de la violencia, cuestionando a la víctima y justificando a los agresores.

El ideal del amor romántico puede convertirse, especialmente, en un factor de riesgo en la etapa adolescente, ya que es en esta etapa donde se inician las primeras relaciones de pareja, y puede llevar a algunas jóvenes a interpretar la violencia en la pareja como una prueba de amor a superar.

En términos de prevención, es importante dar a conocer estos mitos románticos a los/las adolescentes para facilitarles herramientas para la identificación de los primeros signos de violencia en las relaciones de pareja. Así, algunos de los mitos más conocidos son:

  • Mito de la “media naranja”. Pensar que tenemos una pareja predestinada puede llevar a un nivel de exigencia excesivamente elevado en la relación, con el consiguiente riego de decepción, pero también puede conllevar a todo lo contrario, a una permisividad desmedida y a un sobreesfuerzo para conservar esa relación.
  • Mito del emparejamiento. Creencia de que la pareja heterosexual es algo natural y universal, y que la monogamia amorosa está presente en todas las épocas y culturas. Consecuentemente, todas aquellas conductas fuera de esta concepción de “normalidad”, como la homosexualidad o la poligamia, darían lugar a conflictos.
  • Mito de la exclusividad, o creencia de que no es posible enamorarse de dos personas a la vez. Esto puede suponer conflictos internos para la persona.
  • Mito de la fidelidad o creencia de que todos los deseos eróticos, pasionales, románticos, … deben satisfacerse exclusivamente con la pareja, si es que se ama de verdad.
  • Mito de los celos o creencia de que los celos son un signo de amor, incluso el requisito indispensable de un verdadero amor. Este mito suele justificar comportamientos egoístas, injustos, represivos y, en ocasiones, violentos.
  • Mito de la equivalencia o creencia de que el “amor” (sentimiento) y el “enamoramiento” (estado más o menos duradero) son equivalentes y, por lo tanto, si una persona deja de estar apasionadamente enamorada es que ya no ama a su pareja y, entonces, lo mejor es abandonar la relación.
  • Mito de “el amor todo lo puede” y, por tanto, no deben influir los obstáculos externos o internos sobre la pareja, siendo suficiente con el amor para solucionar todos los problemas. Este mito puede ser utilizado como una excusa para no modificar determinados comportamientos o actitudes.

No hay comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.