La Ventana de Johari

La Ventana de Johari

La Ventana de Johari es una herramienta muy útil para el análisis de uno mismo, y puede aplicarse en cualquier área (familia, amigos, trabajo, …). Hay un proverbio árabe que lo explica muy bien. Dice así: “Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso; si te lo dicen dos, mírate a un espejo.”

Se trata de un sencillo modelo que ayuda a comprender la forma en que procesamos la información y cómo varía la percepción que tenemos de nosotros mismos y de los demás.

La Ventana de Johari se muestra en forma de 4 cuadrantes, estos cuadrantes están permanentemente interactuando entre sí, por lo que, si una de las áreas aumenta o disminuye, ese cambio afecta a todas las demás.

1: Área pública. Es la parte de nosotros mismos que los demás también ven. Es la información que hemos elegido compartir con otras personas, ya sea buena o mala. Nos movemos en esta área cuando intercambiamos información con los demás.

Según la teoría, “la persona en la que predomina el área pública vive de manera más armónica y sana, pues se muestra tal cual es, se conoce a sí misma y no vive con miedo a que los demás la conozcan”.

2: Área ciega. Es la parte que los otros perciben, pero nosotros no, es decir, lo que los demás saben de nosotros y no nos dicen. Lo que comunicamos sin saber.

¿Cómo se obtiene información de esta área? Preguntando.

En muchas ocasiones, ésta área es la fuente de nuestros problemas de comunicación con los demás, ya que no es fácil aceptar este tipo de información sobre nosotros mismos, sobre todo cuando se trata de una característica negativa que no reconocemos. Aun así, hay que estar abiertos para aprender más sobre la impresión que causamos a los demás.

3: Área privada. Es el espacio personal privado, lo que sabemos de nosotros mismos pero que no queremos compartir con nadie: sentimientos, ideas, secretos, miedos… cualquier cosa que queremos ocultar a los demás. Y lo ocultamos porque nos avergüenza, o porque pensamos que no nos van a comprender, no nos van a apoyar o no va a ser aceptado.

No hay que preocuparse por tener mucha información privada oculta a los demás, ya que es algo que ocurre continuamente, sobre todo cuando no hay suficiente confianza o cuando se teme al rechazo.

4: Área desconocida. Es la parte más misteriosa del subconsciente, aquella que ni uno mismo ni los demás logran percibir. Un área donde se encuentran capacidades o habilidades ocultas. Una ventana desde donde podemos explorar cosas nuevas.

Los creadores de este modelo nos dicen que “en esta parte de la ventana se encuentran los sentimientos reprimidos, miedos desconocidos, fobias, y comportamientos condicionados desde que eras un niño”.

Si estás dispuesto a conocerte mejor, te propongo un ejercicio creado por los autores de la ventana de Johari. Sigue estos pasos:

  1. Elabora una lista amplia sobre características, rasgos (positivos y negativos) que conozcas (tanto si crees que los cumples como si no, cuanto más amplia mejor).
  2. Escoge de la lista entre 5-6 características que tú consideres que son las que mejor te representan.
  3. Da a elegir a un grupo de personas las 5-6 características que, según ellos, son las que mejor te definen.
  4. A partir de aquí, tú mismo puedes construir tu propia ventana de Johari:
    1. Clasifica como Públicos aquellos rasgos que tú has identificado y, al menos, otra persona ha coincidido contigo.
    2. Clasifica como Ciegos los rasgos que otros han señalado, pero tú no.
    3. Agrupa como Ocultas las características que tú has enumerado, pero que los demás no han reconocido en ti.
    4. El resto de rasgos ponlos en el área Desconocida (se recogen en esta área por descarte, no significa que necesariamente formen parte de tu subconsciente.)

Si te animas a hacer este ejercicio, seguramente descubrirás habilidades y puntos fuertes que no sabías que tenías.

¿Te animas a realizarlo?

No hay comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.