La fábula de las tres rejas

La fábula de las tres rejas

Un joven discípulo de un sabio filósofo fue a casa de este y le dijo:

– Maestro, un amigo tuyo estuvo hablando mal a tus espaldas…

– ¡Espera! – lo interrumpe el filósofo – ¿Has hecho pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?

– ¿Las tres rejas?

Entonces el maestro le contó la historia de las tres rejas y comenzó diciendo: – La primera reja es la VERDAD, por lo que te pregunto: – ¿Estás seguro de que lo que dices es totalmente cierto?

A esto, el discípulo contestó: – Del todo seguro no… lo oí comentar a unos vecinos…

El maestro continuó diciendo: – La segunda reja es la BONDAD, por lo que, esto que vas a contarme ¿es bueno para alguien?

El discípulo contestó: – No maestro, en realidad, no. Al contrario…

El maestro continuó: – Bueno, pues vamos a ver si pasa por la tercera reja… la NECESIDAD, ¿es realmente necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

Ante esta última pregunta el discípulo contestó: – A decir verdad, no.

Al oír esta tercera respuesta, el sabio maestro le sonrió y le dijo al discípulo: – Si no sabemos si es VERDAD, si no es BUENO y no es NECESARIO, sepultémoslo en el olvido. A algo que realmente no tiene valor, ¿para qué dárselo?

No hay comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.