Fobia escolar

Fobia escolar

En esta época, en la que nos bombardean los anuncios en radio y televisión sobre la “vuelta al cole”, creemos de gran interés realizar una pequeña reflexión acerca de la fobia que muchos niños y niñas presentan en relación con la escuela.

En primer lugar, es necesario establecer un acercamiento al concepto de fobia escolar, entendiéndose como tal aquella incapacidad, total o parcial, del niño de acudir al colegio como consecuencia de un miedo irracional, lo que le lleva a elaborar continuas quejas, conductas de evitación hacia el propio acto de asistir a la escuela, así como en relación a todos esos momentos que lo preceden, como levantarse, vestirse, preparar la mochila, etc.

¿Y qué niño no ha intentado evitar ir a la escuela? No se trata de fobia cada vez que un niño llora o inventa una excusa para librarse de ir al cole, la fobia va mucho más allá, son niños que sienten verdadero terror, lo cual les provoca ansiedad y malestar emocional. Este tipo de trastorno afecta entre el 4 y el 15% de niños y adolescentes en edad escolar, y es recogido en el Manual diagnóstico DSM-V como una fobia específica ligada a una situación concreta: el contexto escolar.

Por definición, una fobia consiste en la expresión de un miedo que causa una sintomatología ansiosa excesiva, desproporcionada, 05irracional, involuntaria, mantenida en el tiempo y que interfiere de forma significativa en la mayor parte de las áreas vitales personales.

Entre los síntomas observables en los niños que presentan fobia escolar pueden encontrarse mareos, sudoración, escalofríos, palpitaciones, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, dolor de cabeza, palidez y debilidad, que aparecen antes de ir a la escuela y, por lo general, desaparecen antes de que terminen las clases, sin aparecer durante los fines de semana ni días festivos.

Pero no solo son síntomas físicos los que se padecen con esta fobia, ante la presencia del intenso miedo, suelen aparecer pesadillas y terrores nocturnos.

Cuando un niño presenta una fobia debemos tener cuidado con el modo en que respondemos, lo más apropiado es acudir a un profesional, de forma que intentemos conseguir una asistencia a clase regular lo antes posible.

No hay comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.