Entrenamiento en Habilidades Sociales

Entrenamiento en Habilidades Sociales

Al igual que cualquier otro comportamiento, las habilidades sociales son susceptibles de ser aprendidas… y enseñadas: el entrenamiento mejora las habilidades, esta mejora proporciona satisfacción, y esta satisfacción redunda en un aumento de la frecuencia de las conductas interpersonales, que a su vez sirve de entrenamiento, cerrándose así un círculo que acaba por mecanizar las estrategias aprendidas, convirtiéndolas en hábitos de conducta consolidados. Por el contrario, la falta de habilidades sociales afecta negativamente a la autoestima, engendrando ansiedad, falta de confianza e inhibición social, formando un círculo cerrado generador de malestar: (menos práctica         menos habilidad         menos satisfacción         menos practica…).

El proceso en el entrenamiento de las habilidades sociales, normalmente, suele incluir intervenciones en cuatro áreas fundamentales:

  1. Entrenamiento en cada una de las habilidades sociales. Se enseñan conductas específicas y se practican y se integran en el repertorio conductual del sujeto.
  2. Reducción de la ansiedad a través de la utilización de procedimientos de relajación. La reducción de la ansiedad se produce al llevar a cabo una conducta más adaptativa. Si el nivel de ansiedad es muy elevado se enseñan técnicas de relajación y/o de desensibilización sistemática.
  3. Reestructuración cognitiva. Se intentan modificar valores, creencias, cogniciones y/o actitudes del sujeto. Se suele enseñar terapia racional emotiva o autoinstrucciones.
  4. Entrenamiento en resolución de problemas. Se le enseña al sujeto a percibir correctamente los valores, a generar respuestas potenciales, a seleccionar una de esas respuestas y valorar sus resultados.

No hay comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.