Imaginería mental

Imaginería mental

Se considera a la imaginería mental como experiencia casi-perceptual, que se asemeja a la experiencia perceptual, pero ocurre en la ausencia de estímulos externos apropiados, es un tipo especial de proceso de atención orientado hacia las representaciones internas; una forma de representación mental, generada intencionalmente. Se considera que la imaginería mental puede jugar un rol importante en la memoria, mecanismos de motivación, razonamiento espacial, inventiva o pensamiento creativo. Puede ser fundamento para el lenguaje, el pensamiento y ser utilizada para realizar planes [Thomas (2014)]. Los estudios realizados en imaginería se basan en los sistemas aferentes somáticos, principalmente visuales, auditivos, motores y olfativos, aunque posiblemente todos los sistemas aferentes hacia el sistema nervioso central (SNC) puedan recrear percepciones mentales en imaginería. Para el estudio de estas representaciones, se ha tratado de dividirlas según los canales sensoriales del que provienen, aunque pareciera que esto no se puede realizar definitivamente.

En medicina, la hipnosis se ha empleado como terapia complementaria a diversas enfermedades, y complementaria a la imaginería. Gracias a esta técnica, el paciente ha podido evocar una imagen de su enfermedad. Esta imaginería ha ayudado a los pacientes y a los médicos a entender el significado emocional de los síntomas de la enfermedad. De hecho, la generación de dicha imaginería, el simple hecho de haberla trabajado, generado, ampliado… es tan importante que puede mejorar el pronóstico de la enfermedad en sí.  (Carruthers HR, Using art to help understand the imagery of irritable bowel syndrome and its response to hypnotherapy).

Además de la hipnosis, existen otras técnicas para trabajar la imaginería mental, como es la Programación Neurolingüística, el Coaching Sistémico y las representaciones tan sanadoras de las Constelaciones Sistémicas.

No hay comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.